MORGANA la hechicera es MORGEN la divina "nymphe"



GEOFFREY DE MONMOUTH
- Palabras del historiador Pomponio para justificar su Ávalon
-Morgen y la mitología celta
-Ninfa, qué es, qué representa
-La ninfa como símbolo
-Morgen, características divinas
-Morgen y la mitología griega
-Morgen y Pitágoras
- Morgen y Merlín


CAMBRESIS
-Pluma a sueldo del rey Enrique II de Inglaterra
-Glastonia como estafa ideológica
-Morgana le Fey



Corre el año 1151 cuando Geoffrey de Monmouth, el creador de la leyenda artúrica a través de su colección de volúmenes denominados "Historia de los Reyes de Britania", escribe, para terminar de dar forma a la leyenda, su libro "Vita Merlini"

    Según Geoffrey narra en su libro “Vita Merlini”Ávalon es el hogar de nueve hermanas a las que denomina ninfas.
Morgen es la hermana mayor y  reina del lugar.

 Decíamos en el apartado titulado “Ávalon” (consultar acá):
“Geoffrey contó también con las afirmaciones de un geógrafo del siglo I, Pomponio  Mela, quien habló de la isla de Sein frente a las costas de Bretaña, que habría albergado un santuario curativo. De acuerdo a Pomponio allí vivían nueve hechiceras que curaban enfermedades.
La isla de Sein existe, está a la entrada del canal de la Mancha y el agua de mar que la rodea se caracteriza por su ferocidad” 

Estas nueve hermanas a las que ahora hace mención Geoffrey, sin dudas,  están inspiradas en las afirmaciones de Pomponio respecto a la isla de Sein.





  
Repetimos y resaltamos que la llama Morgen, no Morgana. Lamentablemente, Morgana es el nombre con el cual el personaje adquiriría fama y es una mala derivación del primero.Etimológicamente, Morgen es “la que vino del mar”. Si recordamos el origen etimológico de Merlín, Myrddin, “fortaleza marina”, inmediatamente comprendemos la afinidad espiritual que el escritor otorga a ambos personajes.

Si de las ninfas de Ávalon estamos hablando resulta oportuno recordar a Bran, personaje que pertenece a la mitología celta sobre el que se refiere cierta aventura en la que, posiblemente, las hazañas del santo católico Brandán se hallan inspirado.
Bran navegaba sobre el mar junto a otros compañeros cuando escuchó voces femeninas que cantaban, se cuenta que atraído por tal sonido llegó a una isla que sólo habitaban mujeres y estaba cubierta por manzanos. Bran y sus compañeros permanecieron con ellas hasta que la añoranza les indicó que era momento de regresar. El  barco se acercaba a tierra y nuestros navegantes no podían distinguir un solo rostro conocido. Tampoco hubo alguien que los reconociera a ellos, las personas que  fueron a recibirlos resultaron ser varias generaciones posteriores. Así descubrieron que el tiempo, en la isla de las manzanas, no había transcurrido.
Ahora bien, para aquellos que tienen fe, ¿qué lugar es ese en el cual jamás llega la vejez y se está libre de preocupaciones y tormentos? He aquí, una vez más, la contundente evidencia del feliz sincretismo místico (paganismo celta – cristianismo)  que Geoffrey de Monmouth lograba en sus escritos.


Reproducimos ahora algunas palabras del historiador Cambresis acerca de Ávalon (recordemos que su pluma estaba comprada por el rey normando Enrique II de Inglaterra para desacreditar la figura artúrica):
“De allí era Morgana, noble dama, señora y protectora de aquellas tierras, y pariente de sangre de Arturo; quien, después de la batalla de Kemelen, llevó consigo a Arturo, para que sanase de sus heridas, a la isla que ahora se llama Glastonia”.

Geoffrey jamás menciona tal parentesco, de ahí en más sí lo harán sus sucesores. 

Las ninfas, consideradas deidades menores protectoras de la salud, personificaban  la fuerza de la naturaleza cuando esta resultaba benéfica. Eran clasificadas según el espacio natural en el que vivían (ninfas de las fuentes o ríos, o bosques).  Se las imaginaba jóvenes, bellas y dueñas de una hermosa voz; por tales atributos  representaron, y aún metafóricamente representan, la mujer ideal. 

Según el semiólogo Juan Eduardo Cirlot "nimphe" en griego significa "recién casada" o, también, "muñeca". 
Según Mircea Eliade... por su relación con el elemento acuático son ambivalentes, y lo mismo pueden presidir los nacimientos y la fertilidad, como la disolución y la muerte. 
En el plano sicológico... Jung considera a las ninfas aspectos del carácter femenino del inconsciente.*


Si Geoffrey   designa a Morgen como la ninfa reina de la tierra de la abundancia, debemos entender que sus cualidades de sanadora serían sobresalientes. Pero el Vita Merlini dice más:
    “Ella (Morgen) también domina un arte que le permite cambiar de forma y surcar los aires con nuevas alas como Dédalo; cuando lo desea se transporta a Brest, Chartres o Pavía, y cuando lo desea desciende desde el aire en vuestras orillas. Y los hombres cuentan que ella ha enseñado las matemáticas a sus hermanas.”**
     ¿Una ninfa que, además de curar terribles heridas, puede cambiar de forma y volar por todo el territorio europeo según disponga? Parece más una diosa que una ninfa.
Al desarrollarse la leyenda este personaje, dotado de extraordinarios poderes sobrenaturales, verá disminuida su estatura. La divina Morgen será Morgana le Fay, hermana de Arturo por parte de madre, una hechicera pervertida, envidiosa y llena de resentimientos. Contrariamente, el profeta Merlín, un hombre que según Goeffrey (como ya veremos al analizar el “Vita Merlini”) guerrea, envejece y pierde la razón a la cual sólo reencuentra al momento de morir en  compañía de un único familiar y dos amigos, pasará a ser un personaje de tal dimensión que se dirá de él que “conversaba con dragones y estos lo respetaban”. A medida que el criterio judeocristiano entra a tallar en la historia para que el misticismo celta se aleje, así sucede.   



Imagen tomada de la red

  Las palabras cuentan que ella ha enseñado matemáticas a sus hermanas seguramente llaman la atención del lector. Se trata, a nuestro entender, de una expresión compleja que alude a dos temas distintos al mismo tiempo.
   El primero a considerar es el deseo que Geoffrey ha manifestado desde que comenzó su trabajo, el deseo de verse asociado a la literatura, historia e incluso tradiciones clásicas. El pueblo antiguo por excelencia (desde el punto de vista de Geoffrey y su época) era el griego. Los griegos tenían un dios, Hermes,  Mercurio para los romanos, quien estaba considerado, entre otras singulares características que se le atribuían, como el inventor de las matemáticas. Está claro entonces el paralelismo: Hermes  “enseña”  matemáticas a sus protegidos mientras que Morgen enseña matemáticas a sus hermanas. Obviamente, este conocimiento y actitud que Geoffrey de Monmouth otorga a Morgen reafirma el carácter divino de ésta.
    En segundo término deberíamos recordar la asociación mística e intelectual con la  que algunos ilustrados de la época relacionaban a Pitágoras y al druidismo. Asociación mística e intelectual que se reproduce, a modo de espejo con respecto a aquel pensamiento, entre Morgen, la divina “científica”, y Myrddin, el druida.

     
*Juan Eduardo Cirlot, Diccionario de símbolos, Edición Siruela, 2011, pg 331
**Geoffrey Ashe, Merlín, historia y leyenda de la Inglaterra del rey Arturo, ed. Crítica, 2007, pg 101






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu lectura